Chibis (con la awesome participación de BFT )

Ir abajo

Chibis (con la awesome participación de BFT )

Mensaje  China el Lun Nov 08, 2010 7:23 pm

Hm....advertencias....bad friends trio como protagonistas ://D

____________________________________________________________________________________________________

Era una tarde tranquila en la casa de Alemania, el estaba tranquilamente leyendo (Italia estaba en su propia casa junto a su malhumorado hermano) y en el salón estaba Austria tocando el piano. Todo era paz. La esencia de la tranquilidad se podía respirar, pero ambos eran concientes de que aquel agradable momento se vería roto de un momento a otro, solo era cosa de que “cierto personaje” despertara y su perfecta tarde terminaría. Alemania estaba seguro de que su hermano llegaría pisando fuerte, haciendo el mayor ruido posible para hacerse notar y luego reclamaría que tenía hambre y que exigía, como el ser awesome que era, una buena comida para poder así iniciar de buena forma su día y dedicarse a todas sus importantes cosas (que según Austria no eran mas que tonterías de niños). Solo era cosa de tiempo, de un momento a otro…
Escucho la puerta de la habitación de Gilbert abrirse, la reconocía por ese molesto rechinido que tenía y que siempre lo despertaba cuando su hermano llegaba de madrugada luego de una noche de juerga junto a sus amigos. Luego escucho sus pasos, extrañamente no eran tan fuertes como esperaba, pero igual hacia un ruido considerable, ahora venia la demanda para la cual ya estaba preparado.
- ¡oi West! ¡Tengo hambre, quiero desayunar! - cerró su libro resignado a la idea de que aunque quisiera no podría continuar con su lectura, pues el prusiano era insistente en cuanto al tema de la comida.
- son las tres de la tarde, ya almorzamos - respondió Ludwig levantándose, sabía que aquel argumento no le serviría de nada, pero ya era prácticamente una costumbre recordarle a su hermano que aquellas no eran horas de levantarse y mucho menos de desayunar.
- ¡pero tengo hambre! - reclamó el albino acercándose al alemán por el respaldo del sillón - ¿me dejaras que muera de hambre? ¡Soy muy awesome para morir de forma tan cruel! ¿Qué hará el mundo sin mí? - tironeo los pantalones de su hermano el cual aun le daba la espalda - oi West, West
- ¡no me tires de los pantalones que me los baja…! - se volteo a encarar a su hermano pero al verlo quedo mudo de asombro, sin ser capaz de decir nada.
- West…estas mas grande… ¡no es justo no sigas creciendo! ¡Ya estas grandecito como para seguir alargándote como un árbol! - Gilbert miraba a su hermano hacia arriba, en realidad tenia que ponerse en puntillas para mirarlo lo cual era muy extraño, esta bien que Alemania fuera un poco (solo un poco, la nada misma en realidad) mas alto que el, pero esto ya era mucho.
- bru-bruder… - el rubio apenas si era capaz de mover la boca, miraba totalmente anonadado a su hermano mayor que ahora apenas si alzaba cincuenta centímetros del suelo como si fuera un pequeño niñito de cinco años.
- siempre tienes que llegar haciendo tanto ruido - Austria entro a la habitación con evidente enojo - por una vez podrías tener un poco de consideración y… - abrió la boca formando una “o” perfecta al ver a su constante dolor de cabeza.
- ¡esto es el colmo! ¿El señorito también creció? - Gilbert estaba indignado, esto ya era demasiado ¡el aristócrata no podía ser mas alto que el! - ¡no se vale! Si siguen así podrían opacar mi awesomidad, ¡achíquense en este mismo momento!
Al parecer Prusia no se daba cuenta de su situación, con los brazos en jarra miraba totalmente ofendido tanto a su hermano como al señorito.
- nosotros no crecimos - murmuro Austria en un susurro que apenas se escuchaba.
- ¿Cómo que no?
- tu…encogiste… - bueno, “encogiste” no era la palabra exacta a lo que le había pasado al albino, pero en ese momento Roderich no fue capaz de decir lo que realmente pasaba, aun no era capaz de asimilarlo.
- ¿Cómo que encogí?
- bru-bruder…eres un niño - Ludwig lo señalo con un dedo tembloroso, con el rostro totalmente blanco y Prusia, que jamás había visto a su hermano así se comenzó a plantear la posibilidad que quizás ellos si tuvieran razón y el…
Corrió lo mas rápido que sus pequeñas piernas le permitieron hasta el baño donde se pudo ver en el espejo de cuerpo completo y la imagen que le devolvió su reflejo lo dejo totalmente horrorizado.
- s-soy… - el mentón le temblaba siendo apenas capaz de hablar, Austria y Alemania se asomaron por la puerta del baño preocupados por lo que estaba ocurriendo.
- Prusia…
- bruder…
- ¡soy awesomemente chibi!
- ¡¡tomate esto enserio idiota!!

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x

La cabeza le dolía levemente cuando despertó, seguro era producto de las copas que se había tomado junto a España y Prusia la noche anterior. Se sentó en su amplia cama y se estiro a sus anchas; miro a todos lados y descubrió que estaba solo, seguro Mathew había salido a comprar o estaba en la ducha, de ser lo segundo mejor le iba a ayudar a enjabonarse la espalada. Con aquel feliz pensamiento se levanto de un salto de la cama para correr a socorrer a su adorado canadiense pero cuando bajo, al parecer el piso estaba mucho mas abajo de lo que recordaba y cayó envuelto entre las sabanas soltando un quejido.
-supongo que tome mas de lo que recuerdo…-se dijo así mismo, pero no le preocupo, no era nada que una buena ducha no quitara.
Se quito las sabanas de encima (cosa que le llevo unos cuantos minutos, ¿desde cuando sus sabanas eran tan enormes?) y partió al baño, pero grande fue su decepción cuando encontró la puerta del cuarto de baño abierto y vacío, seguro Canadá había ido a comprar o a cualquier cosa….se tendría que bañar solo. Soltó un suspiro de resignación y entro al elegante cuarto que era completamente blanco, adornado exquisitamente con detalles de estilo clásico. Siempre había sido de la idea de que el baño tenia que ser un lugar en el cual un hombre pudiera sentir el lujo de la vida, y era solo cosa de echar un vistazo para comprobar que Francia no escatimaba lujos para su baño, partiendo por la paredes que tenían pequeños detalles en relieves de barcos que le recordaban su lejana época de pirata (no tan marcada como la de Inglaterra), una gran pintura en el techo que retrataba la infinidad del océano; la bañera blanca, enorme, sostenida sobre patas de bronce que semejaban las zarpas de un león, con llaves finamente labradas también en el mismo material; el lavamanos que parecía mas una fuente, tenia distinto niveles en los cuales el agua iba cayendo de un recipiente en otro con un efecto de cascada. Mas allá los servicios, también destacables, y naturalmente el infaltable jacuzzi que también seguía la misma línea de la bañera. Era un verdadero placer para el pasar horas en la bañera con un buen baño de espuma y una copa de vino, o mejor aun, con Canadá, de verdad que se podía perder la noción del tiempo allí.
Se paso la mano por el pelo, ordenando un poco las desordenadas hebras doradas y se acerco al enorme espejo, que ocupaba prácticamente toda una pared, para ver que tanto le había afectado la noche de farra. Pero apenas vio su reflejo se olvido por completo de las ojeras, de pelo enmarañado o cualquier otra cosa, solo fue capaz de mirar con los ojos muy abiertos su propia imagen. Lentamente se llevo una mano a la cara y acaricio la tersa piel libre de vello facial que tenia, la nariz pequeña, el rostro de facciones delicadas e infantiles. Con la misma lentitud llevo una mano hasta su pantalón para apartarlo un poco y ver en su interior.
En ese momento Canadá iba entrando a la habitación y solo escucho un grito estremecedor proveniente del baño que casi lo dejo pegado al techo cual gato asustado.
-¡¡mon petit Mathiiiiii!! - Francia, o mejor dicho un niñito que era igual a Francia salio corriendo del cuarto de baño y se abrazo a sus rodillas (que era al punto mas alto al que llegaba) - ¡¡Mathiii, mírame!!
- ¿Francianii-chan? - el canadiense apenas si podía creer lo que estaba viendo.
- ¡soy un…un…! - lo miro con ojos asustados llenos de lágrimas y Matthew al verlo así se arrodillo en el suelo para quedar a su altura - ¿Qué… que me paso? - preguntó mirando suplicante al mas alto.
Canadá abrió la boca más ninguna palabra salio de ella, le acaricio una mejilla con suavidad y trato de sonreír para tranquilizarlo.
- F-Francianii-chan…

x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x.x

El sol le daba en la cara y se movió perezosamente tratando de evitarlo, se abrazo al italiano que dormía junto a el tratando de ocultar el rostro en el cuerpo de este para evitar que la luz dañara sus ojos.
- Oye…bastardo… - Lovino al sentir el agarre del mayor apenas si abrió los ojos frunciendo levemente el ceño - mejor ve a preparar el desayuno
- hm…. - España se negó a abrir los ojos, aun no.
- hey, anda - Lovino lo tomo del hombro para sacudirle y espantarle el sueño, pero de inmediato noto algo extraño, se afirmo en un codo para levantarse un poco y poder mirarlo mejor, grande fue su sorpresa al descubrir al pequeño niño que dormía abrazado como un koala a el - ba-bastardo…
- cinco minutitos mas Loviiiii - pidió con voz infantil el español abrazándose con mas fuerzas al cuerpo del italiano - solo cinco minutos…
- bastardo…
- Lovi, por favor, anoche llegue tarde…
- Antonio - España abrió los ojos al escucharse llamado por su nombre, Lovino nunca lo llamaba así a no ser que algo muy muy malo estuviera pasando.
- ¿Qué pasa Lovi? - pregunto preocupado.
Romano lo quedo mirando unos instantes sin poder decir nada, ante lo cual el español comenzó a desesperarse. ¿Que significaba esa cara? No veía así a Lovino desde aquel día en que le dijeron que tenía que ponerse a dieta y no podría comer más pizza hasta que bajara de peso.
- Lovino me asustas ¿Qué pasa?
El italiano se levanto con rapidez de la cama y partió al baño dejando al hispano confundido y más aun cuando lo vio volver con un pequeño espejo el cual lo puso frente a su cara.
- mírate.
- ¿Por qué? ¿Me salio una espini…? - pestañeo un par de veces al ver el reflejo, veía a un pequeño niño de ojos verdes muy mono, sonrió al ver a tamaña lindura pero luego se dio cuenta de que esa lindura no era otro que…el…
Toco la fría superficie del espejo para asegurarse de que no se trataba de ningún truco, luego se froto los ojos para descartar la posibilidad de una ilusión óptica, pero seguía viendo la misma imagen, finalmente se volvió a acostar tapándose con las sabanas y cerrando fuertemente los ojos.
Lovino lo miro, al parecer el español planeaba seguir durmiendo sin importarle lo que estaba ocurriendo.
- ¿que crees que haces?
- dormir
- ¡¿Cómo puedes dormir estando como estas bastardo…pequeño bastardo...?!
- seguro esto no es mas que un sueño, o una broma pasada de Gilbo y Francis - murmuro tapado hasta las orejas-sencillamente es imposible que esto este pasando.
- es lo mas ridículo que has dicho…
- mas ridículo es despertar y ser un niño tan mono
Había que admitirlo, tenia razón, sin otra alternativa, Lovino se volvió a acostar junto a España (el cual aprovecho de inmediato de volver a abrazarlo como un koala) y juntos volvieron a dormir.
Lamentablemente, cuando volvieron a despertar todo seguía igual, y lo peor de todo fue que estando así…Antonio no podía preparar el desayuno.
avatar
China

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 20/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chibis (con la awesome participación de BFT )

Mensaje  Invitado el Mar Nov 09, 2010 12:11 am

Que lindo >//A//< amo los chibis, son tan bonitos, te amo por escribir eso :3!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.